LA CONTRATA

 La contrata era un convenio entre los ganaderos del pueblo que poseían ganado bovino para contribuir a paliar la desgracia, en el caso de que alguno de ellos perdiera alguna res, por accidente o enfermedad, contribuyendo económicamente el resto de los vecinos con ganados vacunos de forma proporcional al número de reses que poseía.

 En el documento que se adjunta se indica la relación de ganaderos de Humada en el año 1962 así como la cantidad que cada uno debía aportar para ayudar al vecino D. Dionisio Gutiez.

             Total cabezas de ganado = 134 reses vacunas

             Total cantidad ingresada = 924,60 ptas.

          Cantidad a aportar por cada res = 924,60 / 134 = 6,9 ptas/cabeza de ganado

 

Cuando moría un animal, si su carne era útil para el consumo humano, los cortadores o tratantes carniceros, la compraban a un precio muy bajo, aprovechándose de la desgracia ajena, ya que de lo contrario tenían que tirarla.

Se pesaba el animal y el resto de la carne no vendida se pagaba entre los miembros de la contrata según se ha indicado anteriormente.

Si el animal era joven, por ejemplo una ternera, se repartía directamente entre los vecinos más allegados.

Decir que antiguamente la muerte de un animal vacuno suponía una importante pérdida económica para su propietario, sobre todo si formaba parte de la pareja o yunta con la que realizaban las tareas agrícolas más importantes.