A continuación presentamos una versión ampliada de las "albericias" recogida de unos manuscritos.

"Las albericias"

 

Las albericias cantamos

Sagrada Virgen María

no sé si las ganaremos

día de Pascua Florida.

 

¡Oh, que mañana de Pascua!

¡Oh, que mañana de flores!

¡Oh, que mañana de Pascua 

ha amanecido, señores!

 

Repiquen esas campanas 

y salgan en procesión

con la cruz y los faroles

 y el encarnado pendón

y a María y Jesucristo

llevemos en procesión

 

Buenos días doy a todos

al señor cura el primero

y a la señora justicia 

porque gobierna este pueblo

y también al sacristán

porque no se quede solo

porque canta en la tribuna

cuando se oficia en el coro.

 

Descubra la mayordoma

como ha descubierto el día

quítela el manto de luto

y déjela el de alegría.

 

Descubra la mayordoma 

como ha descubierto el sol

quítela el manto de luto

y déjela el de resplandor.

 

Tendió la Virgen su manto

Sagrada Virgen María

sobre las flores del campo

el día de Pascua florida

 

Por la iglesia arriba vamos

con María y Jesucristo

¿dónde habrán estado

tres días que no se han visto?

 

Estos días, señores, 

tuvisteis grandes pesares 

ahora ya os veréis gozosos 

no son los tiempos iguales.

 

Estas puertas son de pino 

las cerraduras de plata

danos licencia, Señora,

para entrar en vuestra casa.

 

Licencia ya la tenemos 

que nos la ha dado María

que es la Reina de los Cielos

tomemos agua bendita

que nos sirva de escalera

para subir a los cielos

a ver la Sagrada Reina.

 

Por la iglesia arriba vamos

en el templo nos postramos

de rodillas en el suelo

a ver si glorificamos

a Jesucristo, Dios nuestro.

 

Misericordia pedimos,

Sagrada Virgen María,

que resucitó el Cordero

tres horas antes del día

 

Tuya es aquella medalla 

que está en el altar mayor

hija de Joaquín y de Ana

abuelos de nuestro Señor.

 

Jesús ¿como estás desnudo

y clavado en el madero

siendo todo el mundo tuyo

desde la tierra hasta el cielo?

 

Jesús como estás en alto

en la sagrada custodia 

verás los que están en bajo

pidiendo misericordia

 

La vela traigo en la mano

que se la quiero ofrecer

a la gloriosa María

y al bendito San José.

 

Las albericias hemos cantado

las gracias a Dios se den

bendito y glorificado

por siempre jamás.

Amén.

 

 

 

Finalmente copio las albricias que se cantaban en el cercano pueblo de Amaya por su gran parecido a las que se cantaban en nuestro pueblo.

Las he localizado en internet, en una publicación de Joaquín Díaz, nuestro insigne músico y folclorista castellano-leones.

 

 

 

LAS ALBRICIAS

Mil albricias te damos

sagrada Virgen María

las de la villa de Amaya

en esta Pascua Florida.

 

Oh, qué mañana de Pascua;

Oh, qué mañana de flores;

Oh, que mañana de Pascua

ha amanecido señores.

 

Repiquen esas campanas

y salgan en procesión;

saquen esa cruz de plata

y el colorado pendón.

 

Buenos días para todos

y al señor cura el primero

y a la señora Justicia

porque gobierna este pueblo.

 

Descubra la mayordoma

el bello rostro a María

quítenla el manto de luto

pongánsele de alegría.

 

Descubra la mayordoma

ese rostro de arrebol

quítenla el manto de luto

pónganselo de color.

 

Cubre, Virgen con tu velo

a esta villa agradecida

y las flores de tus gracias

embalsamen nuestra vida.

 

Tendió la Virgen su manto,

sagrada Virgen María,

sobre las flores del campo

día de Pascua florida.

 

Si aquí está el Señor divino

causando devoción grande,

qué será en el cielo empíreo

a la diestra de Dios Padre.

 

Jesús como está desnudo

ha triunfado en un madero;

todos te alabaremos

desde la cuna hasta el cielo.

 

Estas puertas son de pino,

las cerraduras de plata;

dadnos licencia, señores,

para entrar en vuestra casa.

 

Licencia ya la tenemos,

estas doncellas entremos

que nos la ha dado María

que es la reina de los cielos.

 

Tomemos agua bendita

que nos sirva de escalera

para subir a la gloria

a ver la sagrada reina.

 

A María acompañemos

en busca de Jesucristo

que triunfante del sepulcro

tres días que no se ha visto.

 

Estos tres días, señores,

tuvisteis grandes pesares;

ahora os veréis gozosos,

no son los tiempos iguales.

 

En el templo nos postramos

de rodillas en el suelo

juremos por siempre amor

a Jesucristo Dios nuestro.

 

Virgen, como estás en lo alto

en la Sagrada Custodia,

verás los que están en bajo

pidiendo misericordia.

 

Alabanzas repetimos

sagrada Virgen María,

ya resucitó el Cordero

del sepulcro al tercer día.

 

¿Cuál es aquella imagen

que está en el altar subida?

Es la imagen de Jesús,

ahora y toda la vida.

 

La vela traigo en la mano

que se la quiero ofrecer

a la gloriosa María

y al bendito San José.

 

Albricias hemos cantado,

las gracias a Dios se den,

bendito y glorificado

por siempre jamás. Amen.