Este año la festividad de San Miguel, patrón de Humada, que se celebra el 29 de setiembre, cayó en jueves, motivo por el que apenas estábamos en el pueblo una veintena de personas. Esto no fue impedimento para que nos congregáramos una docena de personas en la plaza del nogal para festejar con armonía y buen humor la fiesta de nuestro patrón. A decir verdad la idea surgió, como en otras ocasiones, de Pedro y Mari Cruz que, aprovechando la efemérides,  nos convocaron para tomar chocolate.  También Ángeles nos obsequió con unas deliciosas rosquillas caseras y, para que no faltara de nada, al final tuvimos tarta, regalo de Maribel. Los demás pusimos las ganas de comer y pasar un rato agradable. 

 Prueba de ello son estas fotos que dan fe del buen ambiente reinante a pesar de ser un grupo muy reducido.

 

 

 

 

 

Aunque la festividad de San Miguel se celebra el 29 de setiembre este año se ha trasladado al domingo, 2 de Octubre, ya que al hacerlo en fin de semana se facilitó la asistencia de mayor número de personas.

 

Pese a las fechas en que con frecuencia las lluvias nos “aguan” los festejos, este año nos obsequió con un día espléndido al que quiso sumarse la meteorología.

Mediada la mañana comenzaron a alegrarnos el día un grupo de dulzaineros, amigos de Sabi, que con sus pasacalles pusieron una nota de colorido y alegría a la festividad. Aprovechamos para agradecer su colaboración ya que contribuyeron a animar el ambiente. Lástima que su actuación no fuese correspondida por quienes tienen el deber de facilitar la armonía y el buen ambiente entre los convecinos. 

A las doce del mediodía comenzó la celebración religiosa de la festividad, iniciada con una solemne procesión realizando el recorrido tradicional por las calles del pueblo amenizado por los sones de las dulzainas y tamboril que acompañaron al santo patrón en su recorrido.

 

 

 

 

  

Desde estas líneas agradecemos la colaboración de los forasteros que colaboraron en que todo saliera a la perfección ayudándonos a portar los elementos religiosos de la procesión.

A continuación siguió la celebración de la Santa Misa presidida por nuestro párroco D. Vicente quien, en la homilía,  nos explicó la importancia de la intercesión de nuestro Santo Patrón San Miguel Arcángel ya que para los cristianos es el protector de la Iglesia y considerado abogado del pueblo elegido de Dios. La Iglesia Católica lo considera como patrono y protector de la Iglesia Universal.

 

 

 

 

 

La Santa Iglesia da a San Miguel el más alto lugar entre los arcángeles y le llama "Príncipe de los espíritus celestiales", "jefe o cabeza de la milicia celestial". Ya desde el Antiguo Testamento aparece como el gran defensor del pueblo de Dios contra el demonio y su poderosa defensa continúa en el Nuevo Testamento.

Muy apropiadamente, es representado en el arte como el ángel guerrero, el conquistador de Lucifer, poniendo su talón sobre la cabeza del enemigo infernal, amenazándole con su espada, traspasándolo con su lanza, o presto para encadenarlo.

La cristiandad desde la Iglesia primitiva venera a San Miguel como el ángel que derrotó a Satanás y sus seguidores y los echó del cielo con su espada de fuego.

 

 

 

 

 

   

Es tradicionalmente reconocido como el guardián de los ejércitos cristianos contra los enemigos de la Iglesia y como protector de los cristianos contra los poderes diabólicos, especialmente a la hora de la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente señalar que este año se ha suprimido el tradicional “lunch” con el que el pueblo invitaba a los concurrentes, ya que según el máximo dignatario del pueblo las arcas están vacías. Se conoce que la crisis ha hecho acto de presencia en la economía comunal y ha dejado el cajón lleno de telarañas. Esperemos que “los brotes verdes”, tan cacareados por nuestros políticos en épocas pretéritas, prendan en la hucha colectiva y en años posteriores podamos disfrutar de de ese gratificante encuentro entre todos los convecinos. La verdad es que se echó de menos ese rato de convivencia entre los convecinos ya que estos gestos contribuyen a mejorar las relaciones y el entendimiento entre las personas.