Diario de Burgos, 2 de abril de 1.999

En el extremo noroccidental, donde se unen la Cordillera Cantábrica con la cuenca sedimentaria del Duero, se localiza la singular comarca de las Loras, bautizada así por los geólogos por las largas y estrechas estructuras rocosas (loras). Esta orografía caracteriza y otorga una personalidad propia a esta zona de la provincia burgalesa, conocida mundialmente también por sus yacimientos de petróleo, algunos de los cuales está siendo aún explotado.

 

Dominando Humada y todo el valle del alto Odra se alza la Peña Ulaña, un cerro de mole caliza, con Peña Castillo como buque insignia. En la cima de este bastión, protegido por un cortado natural de 20 metros, se han localizado restos de un castro prehistórico de la primera Edad de Hierro.

 

 EL YACIMIENTO DE PEÑA ULAÑA SE APUNTA COMO UN COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE GRAN POTENCIAL.

El yacimiento de Peña Ulaña, enclavado en el término municipal de Humada, se apunta como un complejo arqueológico de gran potencial, según se desprenden de las investigaciones y análisis superficiales que han permitido confirmar y documentar restos de varios castros prehistóricos de la Edad de Hierro, entre los que figura el de Peña Castillo, uno de los más evidentes. Miguel Cisneros, catedrático de la Universidad de Cantabria, ha dirigido las campañas que han permitido delimitar y topografiar el cerro y realizar algunas catas.

El ayuntamiento de Humada y la Universidad de Cantabria firmaron hace varios años un convenio para el estudio y la documentación arqueológica del paraje conocido como Peña Ulaña.

En el caso de que las investigaciones y estudios de superficie den resultados positivos se iniciarán las excavaciones oportunas.

El yacimiento de Peña Ulaña acogió en primer año únicamente a profesores y alumnos de Cantabria. En 1.998 se comenzó con los trabajos serios de documentación y topografía de todo el cerro, así como de las estructuras que son visibles. Además de investigadores de Cantabria, estuvieron de León, valencia y Zaragoza y este año contaron también con profesores de Salamanca. 

El arqueólogo cántabro no descarta descubrimientos más importantes incluso de trascendencia mundial una vez que se hagan las catas y comiencen las excavaciones. “Los trabajos apuntan a que estamos sobre una serie de castros prehistóricos de la edad de hierro”.

Las dimensiones del complejo según los trabajos de topografiado son de 300 hectáreas. “Esto no quiere decir que toda la superficie haya sido habitada a la vez, ya que en ese caso estaríamos hablando de una ciudad de proporciones desmesuradas”, indicó el arqueólogo, quien añadió que “de momento, sólo se conoce la extensión exacta que ha podido utilizarse en diferentes épocas e incluso sus moradores pudieron no enterarse de que en el cerro habían vivido antes que ellos”.

En cualquier caso se necesitarán varios años para conocer en profundidad la importancia del yacimiento. “Pienso que estamos en un hábitat que en parte es prerromano y aunque hay quien dice que se podría hablar de la Edad de Hierro, yo prefiero ser cauto, pero sin descartar nada, dada la enorme extensión que tiene”, manifestó el arqueólogo cántabro, que tiene bien claro “que en un momento determinado hay una concepción unitaria del espacio, que es cuando se construyó la muralla”.

 PROTECCIÓN DEL CERRO DE HUMADA

Una vez localizadas gran número de estructuras que se han fotografiado y topografiado, se ha elaborado un mapa en el que aparecen todas las estructuras.

Al margen de las cuestiones científicas y las investigaciones, otra de las preocupaciones de los responsables del equipo así como de las autoridades es la protección del complejo para evitar que numerosas personas que acuden a esta zona se lleven objetos “Hemos puesto en conocimiento de Patrimonio y de la Junta este asunto”

El cerro pertenece mayoritariamente a Humada aunque también corresponde una parte a los Ordejones y San Martín de Humada. “Queremos emprender una campaña para que los vecinos conozcan la importancia del yacimiento y la necesidad de conservarlo” añade el arqueólogo.